Recursos Humanos

Los 10 asesinos de la motivación laboral

Un equipo feliz es un equipo productivo. Destierra a los asesinos de la motivación y mejora la situación de tu empresa.
Los 10 asesinos de la motivación laboral
Crédito: Depositphotos.com

Nos sucede a todos: sentados en nuestro escritorio, nos damos cuenta de que no tenemos motivación alguna para llevar a cabo nuestras tareas.

Por supuesto, cuando la falta de motivación hace presencia la productividad es la principal afectada… y ésta afecta no a una persona, sino a una oficina entera.

La única cura a largo plazo para la falta de motivación es encontrar los asesinos de la motivación en tu lugar de trabajo, y erradicarlos tan pronto como sea posible. Ya sea que se trate de un espacio de trabajo horrible, un jefe que no sabe ser líder o la falta de objetivos claros, llegar a la raíz del problema puede impulsar de manera inesperada la productividad de todo un equipo.

Éstos son los 10 principales asesinos de la motivación que suelen rondar las oficinas. Erradícalos hoy mismo y regresa a trabajar. 

1. Recompensas inadecuadas

Es decir, no pagarles a tus empleados lo que valen. Según un estudio realizado por Weekdone, 26 por ciento de los empleados dejaría su trabajo por tan sólo 5 por ciento de aumento salarial. La solución: establece un sistema abierto de recompensas.

2. Espacio de trabajo horrible

No proveer de un espacio que favorezca la productividad: oficinas cerradas, con poca luz y falta de áreas para interactuar. La solución: buscar un espacio de trabajo amplio, ventilado, iluminado y con áreas para ejercitarse y relacionarse.

3. Falta de crecimiento

No ofrecer a los colaboradores la oportunidad de desarrollarse en el ámbito personal y profesional. ¿Sabías que Google permite que sus empleados pasen 20 por ciento del tiempo desarrollando proyectos personales? La solución: ofrece talleres divertidos y enriquecedores.

4. Colaboración ineficiente

Es decir, no dejar que los miembros del equipo participen en las decisiones. ¿Sabías que, en promedio, 30 por ciento de los trabajadores no siente que sus aportaciones sean valoradas? La solución: haz preguntas de vez en cuando, y tómalas en cuenta.

5. Ambiente negativo

No prestar atención al estado de ánimo de tus trabajadores es un gran error. ¿Sabías que 24 por ciento de los empleados poco motivados esparcen la negatividad a sus compañeros? La solución: antes de contratar, presta atención a las cualidades emocionales de tus empleados potenciales, y propicia un ambiente de trabajo sano.

6. Miedo al fracaso

No propiciar una cultura abierta, en la que se admitan los tropiezos y se busque aprender de ellos. La solución: no castigues a tus empleados por sus errores, ni mucho menos los expongas enfrente de los demás. Pídeles que sean honestos contigo cuando fallen.

7. Falta de objetivos claros

No establecer metas definidas deriva en una falta de enfoque. ¿Sabías que 63% de los empleados afirma que no conocer los objetivos de un trabajo les hace sentir que están perdiendo el tiempo? La solución: implementa un sistema basado en objetivos y resultados.

8. Jefes controladores

Esos jefes que no otorgan libertad a sus empleados, y que buscan tomar hasta las decisiones más insignificantes con tal de no “perder el control”. ¿Sabías que 38 por ciento de los empleados preferiría llevar a cabo tareas poco placenteras a sentarse junto a un jefe controlador? La solución: contrata a un equipo en el que puedas confiar y aprende a delegar.

9. Juntas sin sentido

Las reuniones sin una lista de pendientes por resolver o que no siguen la agenda establecida es un causante de frustración. ¿Sabías que, en promedio, los empleados pierden 3.8 horas por semana en juntas poco productivas? La solución: convoca a juntas sólo cuando sea necesario.

Relacionado: 7 tipos de juntas que debes evitar a toda costa

10. Hacer que tu equipo pierda el tiempo

La mayoría de los trabajadores está dispuesto a trabajar más tiempo del que le corresponde, siempre y cuando sienta que su trabajo no está siendo desperdiciado. La solución: sé un buen ejemplo a seguir. Sé ordenado, termina tus tareas a tiempo y promueve el hecho de que tus empleados se vayan a tiempo a casa.