My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

5 principios del fuego aplicados para emprender

Sorprendentemente, los pasos para hacer una fogata te pueden servir como guía para construir un negocio, un movimiento social o una comunidad on line. ¡Debes leerlo!
5 principios del fuego aplicados para emprender
Crédito: Depositphotos.com

El uso del fuego está registrado en la vida del ser humano desde hace millones de años. Sabemos que a los Homo Erectus, el fuego les brindó luz en la oscuridad, calor en las noches de invierno, la capacidad de defenderse de las bestias salvajes y el poder cocinar alimentos.

Hoy día los principios que utilizaron nuestros ancestros para crear fuego son vigentes y aplicables para crear un movimiento o emprender un negocio. Aquí te los presentamos:

1. La chispa

Debes tener algo para encender el fuego. Una fuente de energía. Ya sea un pedernal o un rayo de luz, la mayoría de las veces no viene de una sola fuente.

Sucede lo mismo con una empresa o movimiento social. Necesita a alguien con algo de energía, con una chispa. Así comienza una organización.

Pero una chispa sin algo de luz es... sólo una chispa. Un flash maravilloso de algo que desaparece y no proporciona valor duradero.

Una idea, por muy brillante que sea, seguirá siendo una idea hasta que pueda ser llevada a la realidad.

2. Leña

A pesar de que el objetivo es quemar algunos troncos de buen tamaño, una chispa no puede encender grandes maderos. Simplemente no funciona así.

Para obtener el fuego, necesitas algunos palos pequeños que se enciendan fácilmente. Pueden o no durar para alimentar todo el fuego, pero estarán allí para ayudar a las llamas a ponerse en marcha.

En una organización, estos son “los primeros seguidores”. Estos son los primeros creyentes. Ellos pueden o no tener el músculo para construir la organización a largo plazo, pero son los que te ayudaran al principio. Están inspirados y quieren estar cerca de tu chispa.

Una persona con una visión debe rodearse de otras que crean en su idea apenas prenda la chispa. Al principio no debes solo enfocarte en las personas que necesitas convencer o persuadir para que crean en tu idea - esos son los grandes troncos y se queman más tarde -.

3. Ventilación, atención y paciencia

Con la leña encendida, no se puede perder el tiempo. Debes soplar, ventilar las llamas, mantener el fuego para que pueda auto sostenerse.

Este tipo de fuego no proporciona mucho calor aún. Es en este momento que las flamas requieren mayor atención porque puede apagarse en cualquier momento.

Así sucede con el número de organizaciones que empiezan y terminan rápidamente, supera en mucho a las que duran. Tienen los dos primeros ingredientes, la chispa y la leña, pero no fueron capaces de mantenerse encendidas.

Emprender en cualquier negocio o movimiento requiere de paciencia. No todo saldrá bien en el primer intento: requieres de serenidad y tranquilidad cuando estés emprendiendo. Es decir, necesitas de ventilación para mantener la llama.

4. Los troncos

Con tiempo, atención y paciencia, esas pequeñas chispas se esparcen hasta que ofrecen una llama pequeña, pero estable. Ahora puedes agregar algunos troncos.

Debes hacerlo lentamente; puedes agregar uno o dos maderos a la vez. Se prenden en fuego y ofrecen un poco de calor. Pero todavía deben ser ventilados y requieren de atención.

En una organización, la idea y los primeros seguidores empiezan a convencer a los demás, y esas nuevas adiciones deben ser manejadas adecuadamente. Solamente cuando los troncos comiencen a quemarse, puedes invitar a otros al movimiento.

Cuanto mejor manejes tu pequeño incendio, más probable es que otros troncos deseen unirse. Cada vez, más personas escucharán acerca de tu fuego y querrán ser parte de su luz.

5. Fuego

Una vez que tienes el fuego, éste te va a proporcionar de calor y luz, mantendrá alejado a los animales salvajes y servirá para cocinar alimentos.

Puedes darte la espalda y no se apagará pues las llamas se mantendrán ardiendo. Puedes  agregar más troncos en esta etapa; depende de ti lo grande que quieres que sea tu fuego.

Cuando una organización empieza a ganar impulso, más y más personas se unirán, comprarán participación o te recomendarán. Pronto el valor de esa organización se extenderá a la gente de todo el mundo y lo buscarán para que les proporcione el valor que necesitan.

Poniendo en práctica estos consejos, tu organización, movimiento o comunidad online, tendrá llamas, estará ardiendo y será autosuficiente.

Y ese es el poder del fuego.

P.D: Nunca olvides que todo comenzó con una chispa...