My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Consultoría > Cultura Pop

The Crown y sus 10 lecciones de liderazgo

¿Por qué un emprendedor debe ver una de las series que casi dejó en la bancarrota a Netflix?
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Una de las series que casi deja a Netflix en la bancarrota es The Crown, y cómo no si su primera temporada costó cerca de 6 millones de dólares por episodio, mientras que la segunda ascendió a 10 milloncitos. Todo este despilfarro se debe a que la historia se centra en la reina Isabel II desde años antes de su ascenso al trono. Pero más allá de sus fastuosa producción, el drama también nos obsequia algunas lecciones sobre liderazgo, y a continuación te las compartimos, aunque algunos puntos podrían ser considerados spoilers, pese a que ya se sabe qué ocurrió en la vida real.

  1. Acepta consejos de personas más experimentadas que tú. Cuando la reina Isabel tomó el poder era muy joven y bastante inexperta, por lo que tuvo que lidiar con manejar su ego e inseguridad para aceptar consejos de otros políticos de mayor trayectoria. Poco a poco demostró que tenía inteligencia para ser monarca, pues tampoco era manipulable.
  2. Escucha a tus rivales. Ya sea en una empresa o aventura política de alguna índole, habrá enfrentamientos porque no todo el mundo estará siempre de acuerdo contigo. Sin embargo, siempre se puede aprender, aún más de quienes piensan distinto a ti. Tal vez que tengan algo que aportar o solo te ayuden a afinar tu estrategia.
  3. No por querer dejar un legado te olvides de ver el panorama completo, como le pasó al Primer Ministro Anthony Eden, quien en su afán por deslindarse de su antecesor Winston Churchill, creó un problema internacional. Dondequiera que te desempeñes seguro sabrás que uno siempre quiere dejar huella y hacer las cosas a su modo, lo cual no está mal, de hecho, esta necesidad forma parte de la naturaleza humana, pero también es cierto que no puedes permitir que esas ganas de trascender pongan en peligro a tu empresa o proyecto. Cada paso que des debes meditarlo y analizarlo cautelosamente.
  4. No te niegues al progreso, el mundo está cambiando todo el tiempo, por ello la monarquía tuvo que ir haciendo concesiones y no aferrarse a la tradición para servir de mejor forma a sus ciudadanos. Si tú y tu equipo llevan mucho tiempo haciendo las cosas de la misma manera, tal vez es momento de replantearse las cosas, porque el mercado es cambiante, al igual que las necesidades y gustos del consumidor. Como líder no puedes dormirte en tus laureles.
  5. No importa qué cargo se tenga, siempre se puede seguir aprendiendo. La soberbia es uno de los vicios más dañinos para un líder y un emprendedor. Así como la reina Isabel se dio cuenta que su preparación académica era precaria y puso manos a la obra, tú también puedes crecer al aprender de libros, gurús, mentores y las nuevas tendencias.
  6. Hay ocasiones en que debes anteponer el trabajo a la vida personal, pero cuida que no se vuelva una costumbre. Los excesos nunca son buenos y eso es algo en lo que la monarca nunca pudo trabajar, porque para ella el deber estaba antes que todo. En la primera temporada de The Crown se explora cómo la gobernante defrauda a su hermana a causa del protocolo, y en la segunda se profundiza en la fría y dura crianza del príncipe Carlos.
  7. No permitas que rivalidades personales nublen tu juicio. No solo hay que aprender de quienes opinan distinto, sino que debes evitar perjudicar a tu empresa o equipo por querer ganar una discusión. En la serie, el conflicto por el canal de Suez se convierte en una disputa personal entre el Primer Ministro Eden y el gobernante egipcio Abdel Nasser.
  8. Antes de reasignar a alguien en algún puesto hay que conocer el panorama completo. Para ser un buen líder se debe ser una buena persona y estar abierto a hacer las pases o perdonar a otros después de haber tenido un altercado, incluso tal vez reabrirle las puertas del proyecto. Sin embargo, hay que cuidar que las medidas que se tomen no afecten a la compañía ni a la gente que se tiene a cargo. La reina Isabel II, por ejemplo, pensaba perdonar a su tío Eduardo, duque de Windsor, tras su abdicación y permitirle regresar a la vida política, pero tras descubrir información delicada, se da cuenta que absolverlo sería dañino para la Corona y el país.
  9. No ocultes información, porque tarde o temprano sale a relucir y puedes sufrir una crisis de imagen. En la segunda temporada, se descubre un secreto sobre el duque de Windsor que afecta su imagen y sus posibilidades de redención.
  10. Cuida tus palabras en todos los lugares y la forma en que te refieres a tus clientes, porque un desliz podría perjudicar alguna relación laboral actual o futura. Por ejemplo, las relaciones entre la reina Isabel y Jackie Kennedy se tensaron tras la despectiva forma en que la Primera Dama se expresó de la monarca y el Palacio de Buckingham.