El trading como negocio rentable: Mitos y realidades

No existe el dinero fácil, para ganar en el trading necesitas profesionalizarte. Conoce la historia de Alfredo Chaumer y aplica sus lecciones para ser rentable y no quebrar en el intento.
El trading como negocio rentable: Mitos y realidades
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
8 min read

Seguramente has escuchado que el trading es una forma de ganar dinero fácil y rápido, con inversiones mínimas y grandes retornos. Nada más incierto. Para tener éxito en este o cualquier negocio siempre requerirás realizar un esfuerzo e invertir tiempo y dinero en tu propia operativa.

“En los negocios hay que tener metas y profesionalizarse. En los últimos años el trading ha sido víctima del marketing que juega con las esperanzas de la gente, aquél que les hace creer que es sumamente fácil ganar dinero”, comenta Alfredo José Chaumer Herrera, sociólogo y trader de futuros desde hace más de ocho años.

Pero ¿qué es el trading? Básicamente se trata de una estrategia de especulación sobre instrumentos financieros que se basa en comprar barato un activo para venderlo caro o viceversa y ganar de ese diferencial, dice el especialista.

Explica que existen diferentes formas de invertir o especular en los mercados financieros; hay quienes invierten propiamente en empresas o sectores y esperan que su cotización se revalorice; otros deciden hacer swing trading que es hacer especulación financiera a medio o largo plazo, esperando semanas o meses, basado en análisis fundamentales y técnicos. o el day trading, como el que él hace, que significa especular en el mercado financiero en cortas temporalidades: un día, horas o minutos basado principalmente en un análisis técnico del precio.

Como en todo, en el trading hay mercados regulados y formales, dice Chaumer Herrera. “Yo opero en el mercado de futuros, uno de los más profesionales que existen”, comenta. Además, hay diversas plataformas y brokers.

El problema realmente, advierte, es que muchos creen que el trading es algo milagroso o la salvación, pero se trata de un negocio y una profesión.

Romper los mitos

Fue justamente por todo lo que se dice alrededor de esta actividad que Alfredo decidió escribir el libro El trading como negocio, un referente en la materia en el que explica que se requiere darle el enfoque de una carrera formal.“No basta ver un artículo, un video o estudiar dos días para aprender a hacer trading. Se trata de identificar y comprender las particularidades de los derivados financieros en los que estas operando o, por ejemplo: cuál es el apalancamiento de los mercados; saber estructurar parámetros, estrategias, gestionar capital o incluso gestionar emociones. Son una serie de aspectos técnicos y complejos que no se promocionan porque no es atractivo para las personas”, comenta el entrevistado.

Alfredo Chaumer. Foto: Cortesía

Alfredo se define como un especialista en el análisis de datos para la toma de decisiones. Considera que hacer trading como negocio es similar a estudiar una carrera profesional. “Se trata de desarrollar, aprender, experimentar y tener una base que te permita tomar decisiones”, comenta.

Y al igual que un médico (o cualquier otra profesión convencional), en la que se puede ser sumamente exitoso, en este negocio hay quienes logran ser millonarios, quienes tienen un nivel medio que les permite vivir con tranquilidad, quienes deciden tomar el trading como una fuente de diversificación de ingresos, etc.

Más que una ruleta rusa

Alfredo comenzó en el negocio del trading en 2012, pero como muchos, fue víctima de un fraude. “Me deslumbré por una persona que me ofrecía rentabilidades mágicas y le di capital para que hiciera trading. Al final esa persona me estafó, se robó mi capital y no logró nunca darme un beneficio”, cuenta.

A pesar de este golpe, el entrevistado no desistió. Sin embargo, reconoce que, como la mayoría, comenzó improvisando. “Solamente sabía abrir y cerrar una plataforma y pensaba que me sabía todo y que de aquí en adelante todo iba a ser muy fácil”.

De 2012 al 2015 estuvo abriendo cuentas de 2,000 o 3,000 dólares que lograba subir un poco y luego quebraba. “Perdía mi dinero y vivía en un constante flujo de emociones en el que no lograba ser rentable ni consistente”, comenta.

El cambio sucedió en 2015 cuando un amigo lo ayudó a replantear su enfoque. “Me preguntó si veía esto como actividad tipo casino o como un negocio, algo profesional en el que hay que llevar estadísticas, tener una visión un plan y una buena gerencia. ‘Si quieres verlo como negocio, debes tratarlo como tal’, me dijo”.

A partir de ese momento y hasta el 2017 Alfredo se dedicó a profesionalizarse y a desagregar estadísticas, visualizando si la forma en que operaba le daba la posibilidad de ser rentable, algo que no había hecho antes y que le permitió concebir lo importante de tener una rentabilidad a largo plazo.

Trading como emprendimiento

“El éxito del trading viene de que logres concebir la actividad con la dificultad que tiene implícita poder avanzar”, dice Alfredo y lo compara con el emprendimiento en el que se busca autonomía y satisfacción personal.

“Hacer trading es emprender porque debes iniciar un negocio que tiene un grado de dificultad alto, todo se enfoca en operativas y estrategias, pero hay cosas muy fundamentales, como el manejo del capital, del riesgo y tu propia gestión emocional”, puntualiza.

Foto: Depositphotos.com

Muchas personas dicen que el trading es una actividad para ganar dinero. Para Chaumer Herrera es mucho más que eso; se trata de reconfigurarlo todo y comprometerte a emprender con toda la complejidad que implica la palabra.

“Hablar de trading es hablar de un negocio sumamente complejo en el que además necesitas capital, como en todo negocio. No puedes pretender montar un restaurante con 100 dólares, que sonaría muy atractivo y es lo que nos venden. Esto puede ser la esperanza de las personas que tienen poco capital, pero si nos vamos a la realidad es muy complejo y quizá no es donde quieres estar”, advierte.

Además, es enfático al aclarar que el trading no te garantiza duplicar una cuenta en semanas, ni es garantía de exorbitantes ganancias. “es llevar una rentabilidad coherente, consistente y en la cual lo más importante es la gestión de riesgo que te permita desarrollar un trading sustentable”

El especialista comenta que, si en un año logras un 30% de tu capital, estarás logrando en promedio mucho más de lo que te puede dar cualquier entidad financiera, pero siempre tienes un riesgo y es vital asumir que estás arriesgando un porcentaje de tu capital que puedes perder.

Manejar el riesgo

¿En qué inviertes cuando decides entrar al negocio del trading? Debes considerar sobre todo destinar tiempo y dinero a tu educación. “No podemos educarnos en una hora ni en un día. Es como el médico que no podría hacer una operación a corazón abierto al segundo día de comenzar su educación formal”, alerta.

Además, la inversión dependerá del derivado financiero que quieras operar o la plataforma en la que quieras participar; de los brokers, que algunas veces te piden comprar una plataforma o alquilarla, amén del capital para gestionar las operaciones.

“Cuando operas puedes ganar o perder y debes prever las pérdidas”, advierte. “En mi caso, me permito perder para tener una posibilidad de ganar”.

Alfredo Chaumer Herrera. Foto: Cortesía

Adicional, requerirás adquirir una computadora, con la ventaja de que podrás operar desde donde quieras, siempre y cuando tengas conexión a internet.

El autor del libro El trading como negocio asegura que, “si llevas una adecuada gestión de capital, tu ganancia y pérdida será proporcional a esa gestión”. El capital y la gestión es fundamental ya que no existen ganancias "genéricas". No es lo mismo para aquél que hace trading con un capital de 100,000 dólares, que quizá tiene una ganancia del 2% de su capital a una persona que lo hace con 10,000 dólares, que tendrá ese mismo 2%, pero con diferencias nominales.

“El principal error de quien empieza en el trading es que quieren ganar igual a lo que pude ganar Warren Buffet en Nueva York con un capital de apenas 1,000 dólares. Hace falta ubicarnos en la realidad concreta y escalar a nuestra realidad.

Sigue a Alfredo en Instagram en: @trader_sociologist

 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur