El comercio electrónico está creciendo gracias a las mujeres: estudio

Los mexicanos gastan cada vez más y parecen estar adoptando algunos hábitos de compra de lujo de sus vecinos estadounidenses. ¿Cómo afecta esto los problemas de fraude digital y los sistemas antifraude?
El comercio electrónico está creciendo gracias a las mujeres: estudio
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Staff
6 min read

El comercio electrónico finalmente se apoderó de la década, pero parece estar acelerándose en los últimos años. Así lo confirma un estudio de elaborado por Sapio Research para la firma global de protección contra el fraude ClearSale en Gran Bretaña, Australia y México.

Casi 22% de los compradores entrevistados informan que compran algo una o dos veces por semana, mientras que el 23% lo hace al menos una vez cada dos semanas. Al menos 53% de ellos ha aumentado esta regularidad en los últimos seis meses.

Los mexicanos gastan un promedio de2,472.45 pesos mensuales, según el informe. Un total de 36% destina menos de $1,215 pesos, 44% entre 1,215 y 2,836 y 18% está gastando entre 2,837 y 9,697 pesos… 2% afirmó superar ese monto mensual.

Esto es diferente de los encuestados australianos, canadienses y británicos, que en su mayoría informan niveles más bajos de gasto. Esto puede traducirse en el hecho de que muchos e-shoppers en México todavía pertenecen a niveles socioeconómicos por arriba de la media, ya que su estructura de gasto se parece más a la de los consumidores estadounidenses.

Las mujeres mexicanas en este estudio gastan menos dinero en promedio que sus contrapartes masculinas: 2,212.86 vs 2,725.64 pesos. De hecho, 43% de ellas se sitúa en el primer nivel de gasto (menos de 1,215 pesos), frente al 29% de los hombres.

Sin embargo, estos números no cuentan toda la historia. Cuando se les preguntó qué artículos probablemente comprarían en línea, los encuestados en México asignaron el primer lugar a los productos electrónicos y tecnológicos (63%), una categoría que es preferida a nivel mundial por los hombres (67% frente al 42% de las mujeres). Pero las siguientes cuatro clases de productos son artículos para el hogar, moda, artículos de belleza y libros, donde las mujeres son mayoría.

Entre los sitios de comercio electrónico más visitados en México en 2019, cuatro están claramente relacionados con la moda y los artículos para el hogar: Liverpool, Sears, Coppel y The Home Depot, mientras que otros como Amazon, Walmart y Mercado Libre deben una parte importante de sus ventas a estas categorías.

La moda en sí es una categoría en expansión, donde grandes firmas de todos los segmentos del mercado, desde El Palacio de Hierro hasta H&M y Bershka compiten con pequeñas boutiques, como Mexicouture o Hi-Bye, con e-stores de marcas famosas, como Mango y Nike, o incluso lugares globales de alta moda, como Farfetch. El segmento de bajo presupuesto es atendido por firmas de descuento como Linio, Privalia y Ösom.

Los productos de belleza también son increíblemente dinámicos, con firmas como Sephora, MAC, Benefit, Urban Decay y Bobbi Brown administrando sus propias tiendas electrónicas que entregan localmente, mientras que docenas de otras están disponibles a través de The Beauty Box Mexico, Care to Beauty, Olivine y los grandes almacenes.

Igualmente, se ha probado ser quien paga no necesariamente implica ser quien toma las decisiones. Estudios realizados por la agencia especializada Comscore han encontrado que más de 80% de las decisiones de comercio electrónico las toman mujeres.

Dado el importante papel de las mujeres en el comercio electrónico, también se deben considerar las diferencias de género con respecto al fraude en línea y las medidas antifraude.

Los productos de belleza también son increíblemente dinámicos entre las internautas / Imagen: Depositphotos.com

¿Dónde quedó la tableta?

Es más probable que las mujeres compren a través de su tableta (60% frente a 39% de los hombres) o teléfono móvil (52% frente a 48%). Este uso de dispositivos móviles también crea diferentes escenarios para las medidas de seguridad, en términos de protección contra piratas informáticos, virus o incluso formas simples de robar información personal, como el robo del aparato.

Es mucho más probable que las mujeres tengan sus teléfonos a mano mientras hacen compras electrónicas que los hombres (el 42% lo tiene siempre). En contraste, solo 29% dice que tiene sus tarjetas de crédito a la mano todo el tiempo. Aunque los mexicanos en general tienden a ser más cautelosos al verificar la URL del sitio que los consumidores canadienses, británicos y australianos (el 55% afirma que lo hace), las mujeres tienden a omitir ese tema con más frecuencia (sólo 43% dice que lo hacen).

En general, 77% de las mujeres piensa que el fraude en línea es común, en comparación con 75% de los hombres, y son más conscientes del fraude con tarjetas de crédito (76% frente a 73%) y las estafas de phishing (69% frente al 67%). Además, una mayor proporción de mujeres piensa que prevenir el fraude en línea es responsabilidad del sitio web (35% frente al 28%). En consecuencia, solo 34% piensa que las tiendas están siendo demasiado cautelosas con la protección contra el fraude y 51% cree que la protección es más importante que la privacidad.

Es mucho más probable que las mujeres tengan sus teléfonos a mano mientras hacen compras electrónicas que los hombres / Imagen: Depositphotos.com

En cuanto a la experiencia de compra, es un poco menos probable que las mujeres vuelvan a intentar si su pago se rechaza la primera vez (55% frente al 60% de los hombres), pero estarán mucho más inclinadas a volver al mismo sitio en caso de que se les niegue el pago (solo 35% dice que no volvería a visitarlo, en comparación con el 42% de los hombres). Los mexicanos en general no se desaniman por la existencia de muchas medidas de seguridad mientras compran (57%).

En resumen, las mujeres son más cautelosas que los hombres con respecto al fraude en línea y están mucho más a favor de las medidas de protección, como la verificación en dos pasos. Por otro lado, su elección de dispositivos de comercio electrónico hace que sea más urgente proporcionar capacidades de detección de fraude en las tiendas en línea. Esto, claro, no significa un check out sin problemas no sea preferido por todos.

Las tiendas en línea deben centrarse en las necesidades de las mujeres con respecto a la seguridad y la protección contra el fraude en línea. Son potentes impulsores del comercio electrónico y sus preferencias deben ser escuchadas con claridad.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur