Cómo ejecutar con éxito múltiples negocios

Administrar varios negocios al mismo tiempo puede resultar complicado, pero con estos consejos y algo de organización seguro aprenderás a hacerlo.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Dirigir varias empresas rentables al mismo tiempo es mucho más factible de lo que piensas.

Paul Bradbury | Getty Images

Para empezar, haz una lista de "tareas pendientes", que sea diferente para cada negocio. Si tienes un sitio web, es posible que tengas tareas como "subir una publicación al blog" y "crear la página de suscripciones". Si estás supervisando una tienda de e-commerce, tu lista debe incluir "verificar los niveles de inventario" y "hacer un pedido a un proveedor".

La clave aquí es asegurarte de que todo se coloque en orden de importancia.

Es probable que descubras que algunos elementos se pueden delegar a otros (como contratistas o empleados), mientras que otros requieren de toda tu atención. Cuando tengas tiempo, marca las tareas completadas para saber qué se ha logrado.

APÓYATE EN UN EXPERTO

Si no eres bueno en algo, paga a alguien para que lo haga.

Yo no sé nada sobre SEO o diseño de sitios web, así que contraté a alguien para que lo hiciera por mí. Lo mismo me pasa con la contabilidad, los asuntos legales y mucho otros temas.

Además de subcontratar talento para resolver tareas que te distraen de la construcción de tu negocio, hay otras formas de maximizar tu tiempo. Yo utilizo un asistente virtual que administra mis cuentas de redes sociales y correos electrónicos, por lo que no tengo que preocuparme por esas cosas mientras trabajo en mi empresa.

DEJA ESPACIO PARA LA LLUVIA DE IDEAS

Al hacer malabares con múltiples negocios, es fácil atascarse en las tareas diarias de administrar cada negocio. En el proceso, es posible que pierdas de vista lo que hizo que esos logros fueran exitosos en primer lugar.

Para evitar esta trampa, date espacios cada semana para verificar tu visión para cada inversión. ¿Qué quieres lograr? ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Cuáles son las cosas más importantes que deben hacerse?

No tengas miedo de hacer ajustes si el plan de juego ha cambiado.

MINERÍA DE DATOS PARA LA TOMA DE DECISIONES

Los datos son la mejor manera de determinar qué funciona y qué no. Te ayudarán a ver qué productos se están vendiendo bien y cuáles no y a ubicar a los clientes que necesitan más atención. Si diriges varios negocios, la gestión de las relaciones con los clientes resulta esencial.

Un sistema CRM puede ayudarte a rastrear todo, desde clientes potenciales de ventas hasta problemas de servicio al cliente y campañas de marketing, para que no tengas que depender de conjeturas al tomar decisiones comerciales.