Universitarios

9 negocios que puedes empezar en la universidad

Mucho se dice que los estudiantes siempre están endeudados, pero esto no tiene que ser así. Inicia un negocio que puede ayudarte a pagar la escuela.
9 negocios que puedes empezar en la universidad
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Qué tienen en común Microsoft, Napster, Dell y Facebook? Además de ser parte de las compañías más famosas del último cuarto de siglo, todas fueron creadas por estudiantes universitarios

Claro, no todos podemos ser el próximo Mark Zuckerberg, pero empezar un pequeño negocio mientras estudias es definitivamente posible. Hay muchas opciones que requieren poco o nada capital de inicio y que pueden hacerse sin tener una oficina. Emprender en la Universidad puede ayudarte a formar importantes contactos además de ayudarte a pagar la colegiatura, vivienda o gastos que te vayan surgiendo. 

Aquí hay 10 ideas para empezar un negocio mientras estudias la carrera.

1. Consultor en Tecnologías de la Información (TI)

Las TI son de los pocos sectores donde tener demasiada experiencia puede ser contraproducente. Los estudiantes universitarios típicamente tienen conocimiento más fresco de las nuevas tecnologías. Si no te sientes seguro de promocionarte como un consultor de TI, informa a tus compañeros que estás abierto a ayudarlos con sus problemas de computadoras. De ahí puedes empezar a generar una cartera de clientes. 

2. Consultor de social media

Los universitarios saben perfecto cuáles son las tendencias en redes sociales. Usa este conocimiento y experiencia para aconsejar pequeños negocio en su estrategia digital. Llévalos más allá de Facebook y LinkedIn al presentarles otros canales para dar a conocer sus mensajes. 

3. Diseño gráfico

Este negocio se basa más en la creatividad y talento que en la experiencia. Los estudiantes de esta carrera deben tomar sus mejores trabajos de escuela para armar su portafolio, diseñar muy bien sus tarjetas de presentación y armar un sitio de web. Y de ahí, empezar a llamar a clientes. 

4. Diseño de sitios web 

Los jóvenes están más expuestos a las herramientas de diseño digital. Muchos ya lo han hecho para proyectos escolares o blogs personales. Esos sitios pueden ser usados como ejemplos para mostrar a clientes pequeños que te darán dinero extra y experiencia. 

5. Fotografía 

Gracias a plataformas como Pinterest, Instagram, Snapchat y Facebook, el mundo se está acostumbrando a usar imágenes fijas para comunicarse. Con el aumento de la necesidad de contenido visual, también se ha incrementado la demanda de fotógrafos amateurs. Gracias a la tecnología, estos trabajos pueden tener mucha calidad, algo muy buscado por negocios pequeños. 

6. Planeación de eventos

Los universitarios asisten a más fiestas que cualquier otro público y aunque no lo creas, pueden usar esta experiencia en un negocio. Planear un evento requiere atención al detalle, organización, la habilidad de hacer más de una cosa a la vez y creatividad. Si tienes estas cualidades, empieza un negocio en tu escuela y vuélvete la persona a la que se tiene que recurrir para planear actividades importantes. Recuerda que puedes (y debes) profesionalizar tu trabajo con cada negocio.  

7. Entrenador personal 

Los entrenadores personales tienen horarios flexibles y pueden trabajar en casi cualquier lugar. Investiga qué tipo de certificación se requiere en tu localidad para poder ejercer esta actividad alterna. 

8. Artista de maquillaje 

Cada vez hay más mujeres en las universidades, un reto existente en la mayoría de los países de Latinoamérica. Esto ofrece la oportunidad perfecta para empezar un negocio pequeño enfocado en el público femenino. Los artistas de maquillaje pueden ganar dinero al ayudar a sus compañeras a estar arregladas antes de grandes eventos. Incluso pueden alcanzar fama a través de videotutoriales de maquillaje en redes sociales (en especial en YouTube). El buen contenido atrae a los seguidores a los videos, así como jugosos patrocinios. 

99. Jardinería 

Se trata de un buen negocio que puedes llevar durante las vacaciones. Los padres de tus compañeros, los amigos de tus papás o incluso, los vecinos de tu campus pueden ser grandes clientes.

No olvides que aunque sea un negocio que inicies en la universidad, sigue siendo un negocio de verdad (lo que conlleva riesgos y beneficios auténticos). Sin importar que hagas, debes ejercerlo con el máximo profesionalismo posible, tener pólizas de garantía y de ser posible, un seguro. Lo importante es que estos negocios te ayudarán a pagar tus deudas y te abrirán la puerta para un emprendimiento más fuerte en el futuro. 

¿Conoces otro tipo de negocio que se pueda empezar mientras se está estudiando?