Habilidades

Soft skills y su importancia al emprender

Actualmente se requiere algo más que conocimientos técnicos para competir y destacar.
Soft skills y su importancia al emprender
Crédito: Depositphotos.com

Muchas personas tienen un gran plan de negocios en sus manos, o una idea lo suficientemente innovadora para sobresalir y fracasan, ¿por qué?  La respuesta es simple, sus habilidades no eran las necesarias para llevarla al siguiente nivel.  

La mayoría de los emprendedores rara vez fracasan por que fallan en un cálculo financiero, sino porque no saben delegar, motivar a sus equipos e influir en otros, carecen de inteligencia emocional, de habilidades de comunicación o simplemente no saben trabajar en equipo.

Los grandes líderes y empresarios saben que las “habilidades suaves” o soft skills son las más difíciles de adquirir, pero las más importantes para sus negocios.

Las soft skills son esas competencias, hábitos y comportamientos que nos distinguen como profesional y que marcan la diferencia en el momento de emprender un proyecto, solucionar un conflicto y de relacionarnos con los demás.

Liderazgo, productividad, gestión de equipos de trabajo, ventas y habilidades comunicativas son de las soft skills más valoradas.

Para darnos una idea de la importancia de estas habilidades podemos preguntarnos ¿qué habría pasado si Steve Jobs no hubiera desarrollado sus habilidades de persuasión y liderazgo, o si Warren Buffett no hubiera tenido la capacidad para delegar con responsabilidad, o el Dalai Lama y sin su carisma para comunicar?

Estos grandes líderes son el ejemplo de que las soft skills son un área que no debes descuidar y ojo, no estoy diciendo que estas herramientas sean lo único que una persona requiere trabajar, pero sí asevero que es el complemento para todo el conocimiento técnico aprendido.

El conocimiento técnico o hard skills que se aprenden en libros o aulas cambia vertiginosamente, aunque obviamente son útiles y necesario, ¡tienen fecha de caducidad!, por lo tanto, las habilidades como inteligencia emocional y gestión del tiempo, cobran mayor relevancia en un mundo tan competitivo en el que la frustración y el temor ante la incertidumbre de los cambios puede dejarnos "fuera del juego”.

Si has decidido emprender, te recomiendo que desarrolles estas habilidades que te permitirán sortear los retos que todo emprendimiento conlleva, por ejemplo, elimina de tu pensamiento “que no te gustan las ventas” pues en un mercado tan competido como lo es ahora, los clientes no llegan solos, necesitan apalancarte de diversas herramientas como puede ser el Networking.

Después de varios estudios realizados, identificamos las principales habilidades que requiere desarrollar el emprendedor en Latinoamérica y bajo nuestra metodología, logramos que lleve su emprendimiento a niveles diferentes; por lo tanto, te invito a que conozcas un poco más sobre éstas:

1. Hiperproductividad. El primer paso es poner orden en el día a día al emprendedor.

No debes confundir el estar ocupado con ser productivo. ¿Te ha pasado que hay días en el que te la pasas de reunión en reunión pero al final del día tienes la sensación de no haber avanzado ni un solo paso?  Seguro que sí, por ello es crucial trabajar la productividad personal.  El ser una persona hiper-productiva además de permitir optimizar tu tiempo, te ayudará a realmente alcanzar el éxito pleno que la mayoría de las personas no tiene. 

2. Ventas y negociación. Algo muy común es que las personas dicen odiar las ventas, la verdad es que si estás peleado con las ventas lo estás con el dinero. Sin ventas no hay negocio, y como te vendes te tratan, bajo estas premisas debes trabajar tu postura al negociar y vender.

3. Habilidades sociales. La manera en la que te presentas, te despides o entablas una conversación con alguien es clave al momento de emprender un negocio, el hacer un networking efectivo te puede llevar a niveles que pocas personas se pueden imaginar, la mayoría de los emprendedores que asiste a eventos de networking pasa desapercibido y pierden una mina de oro en contactos y relaciones. 

4. Liderazgo y gestión de equipos. Exigir y señalar es fácil, lo difícil es poner el ejemplo, ese es el trabajo del líder. Para ser un buen líder, debes conocer a tu equipo. Te recomendamos “la dinámica del espiral” (conocimiento de los ocho niveles de consciencia), de esta manera identificarás cómo piensa y vive cada integrante del equipo para guiarlo e impulsarlo a alcanzar cada uno de los objetivos de tu equipo.

Tiempo de adaptarnos

Puede ser que hasta ahora no le hayas dado la importancia que requiere el desarrollar éstas habilidades, pero nunca es tarde para iniciar. Como emprendedores, empresarios o directivos, en nuestras manos está generar el cambio a nivel individual, colectivo y organizacional, desarrollando habilidades que nos permitan generar entornos saludables para nuestros colaboradores y equipos de trabajo.

Quizá te estés preguntando como iniciar, te comparto tres pasos que te ayudarán a empezar.

  • Identifica qué habilidades necesitas mejorar. Enfócate en aprovechar las habilidades que ya posees, trabaja en las que tienes áreas de oportunidad.
  • Encuentra un método para desarrollarlas. Toma un par de cursos que te guíen en el proceso, practica algún deporte en equipo y realiza actividades grupales.
  • Acciona. No esperes para poner en práctica lo que aprendes, el camino más simple para aprender algo es practicando.

Lo más importante es entender que este tipo de habilidades marcarán en ti una diferencia, tus clientes y colaboradores se sentirán más identificados contigo y por ende, te serán leales.