Hide this Looking for English Content? Click here

7 habilidades para ser un excelente comunicador

Aprender a comunicarte te ayudará a inspirar respeto, lograr que la gente confíe en ti y resolver los problemas con mayor asertividad.
7 habilidades para ser un excelente comunicador
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Alguna vez te has preguntado si eres bueno comunicando algo? ¿Si sabes compartir un mensaje y recibir información o si, por el contrario, eso simplemente “no se te da”? Poder comunicarte con quienes te rodean –ya sean tus socios, subordinados, jefes, amigos o enemigos– es mucho más que una buena cualidad: es un requisito para establecer conexiones significativas que son, en pocas palabras, la base de cualquier negocio.

Tener habilidad para comunicarte te ayudará a inspirar más respeto, lograr que la gente confíe en ti y resolver los problemas con mayor eficacia, así como tomar decisiones con rapidez y asertividad.

En resumen: los buenos comunicadores están un paso adelante.

Éstas son algunas habilidades que es preciso desarrollar para convertirte en un buen comunicador. Comienza a trabajar en ellas en 3, 2, 1…

Manejo de emociones. Tener inteligencia emocional –es decir, la capacidad de manejar las emociones en lugar de permitir que éstas lo dominen a uno– es un punto clave para ser un buen comunicador. Imagina a alguien hecho un manojo de nervios o que se irrita a la menor provocación: ¿cómo se podría entablar una conversación con esa persona?

Capacidad de enfoque. Visualiza la siguiente escena: tú tratando de hablar con alguien, y ese alguien escuchándote mientras responde mensajes en su celular, mira su reloj y piensa en su siguiente junta. ¿Realmente te sentirías escuchado si esto pasara? Si quieres ser un buen comunicador, ya sea para hablar o para recibir información, necesitas olvidarte de ser multitasking y poder concentrar toda tu atención en el momento.

Aprender a escuchar. Esto está íntimamente relacionado con el punto anterior. Con demasiada frecuencia, la gente se enfoca en lo que va a decir y en hacerse escuchar, pero muy pocas veces se enfoca en escuchar. Piensa en una junta común y corriente: todos quieren exponer sus puntos e incluso se arrebatan la palabra. Si quieres ser un buen comunicador, no te conviertas en esa persona.

Evitar hacer juicios. Si realmente quieres entender a alguien, debes dejar los juicios a un lado. Mantén la mente abierta y evita juzgar a las personas, sobre todo si no tienes los elementos necesarios para formarte una opinión. Sólo así podrás forjar conexiones profundas.

Ofrecer retroalimentación. Ojo: emitir un juicio y ofrecer retroalimentación son dos cosas distintas. La segunda implica escuchar lo que alguien más te está diciendo, ponerte en sus zapatos y hacerle saber de alguna forma que te interesa. Puedes hacer preguntas para profundizar la conversación, repetir algunos puntos importantes tocados por tu interlocutor u ofrecer algún consejo, si la ocasión se presta.

Comunicación no verbal. El lenguaje corporal es tan importante como el verbal. Tu postura y gestos pueden expresar inconformidad o nerviosismo, o por el contrario, seguridad y calma. Sé congruente con lo que dices y lo que dice tu cuerpo: al escuchar a alguien evita cruzar los brazos, y al hablar, mantén contacto visual con la otra persona.

Asertividad. Ser asertivo implica expresar lo que sientes y piensas de manera sincera, aunque siempre respetando a los demás. Para ser asertivo, es importante que valores la opinión de los demás tanto como la tuya, y que aprendas a expresarla de manera respetuosa. Asimismo, ser asertivo significa aprender a decir “no” cuando sea necesario.

Con información de helpguide.org

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.