Cómo emprender con tu familia (sin morir en el intento)

En México existen 5 millones de empresas, el 90% de ellas son familiares. Sin embargo, sólo el 13% llega a la tercera generación. Las que permanecen con éxito tienen Gobierno Corporativo.
Cómo emprender con tu familia (sin morir en el intento)
Crédito: Despoitphotos.com
  • ---Shares

Si estás pensando en iniciar un negocio con tu hermano (a), primo o sobrino, lo más importante que debes hacer es establecer reglas claras. Tienes que diferenciar lo que es la empresa y lo que es la familia. En muchos momentos será difícil esa parte, cambiarte de cachucha, pero es lo mejor.

El director general debe ser lo suficientemente objetivo para identificar lo que van a aportar cada uno de los familiares. Algunos proveerán sólo su cariño y solidaridad. Bienvenido. Otros proporcionarán su tiempo, compromiso y hasta dinero. También bienvenido. Lo que hay que aprender es “no pedirle peras al olmo”. Recuerda que nadie puede dar lo que no tiene.

Si tu hermana te quiere mucho, que te “eche porras”. O si tienes un primo que le gusta trabajar, invítalo. No trates de lograr que alguien participe contigo si no le interesa y no le pidas dinero a quien no quiere aportar. Hay que ser muy objetivos. La familia va a ser tu mejor aliado si sabes aprovechar lo que te ofrece.

De acuerdo con estadísticas en diferentes partes del mundo, las empresas familiares suelen tener mejores rendimientos económicos y financieros que las compañías corporativas por el amor, el compromiso y la sinergia que se crea entre los miembros de la misma familia.

En todo este tema de empresas familiares, una institución pionera es Banamex. Ha organizado numerosos seminarios, cursos, conferencias e investigaciones. Recientemente dio a conocer el Centro Citibanamex para el Desarrollo de la Empresa Familiar y los resultados del estudio de Gobierno Corporativo para la continuidad de la Empresa Familiar.

En México existen 5 millones de empresas, el 90% de ellas son familiares. El 33% llega a la segunda generación y sólo el 13% sobrevive a la tercera. El 90% de los negocios familiares no tienen un plan de retiro para el fundador o líder actual.

“La problemática que enfrentan los negocios familiares comprende la falta de una estructura buena y eficaz de Gobierno Corporativo, así como una institucionalización deficiente. Aunque el problema más serio es que los empresarios no planean la sucesión. Este es el reto más fuerte de la empresa familiar en México y en el mundo”, asegura Carlos Núñez, director ejecutivo del Centro Citibanamex para el Desarrollo de la Empresa Familiar; que ofrece investigaciones, capacitación, una red de contactos nacional e internacional, conferencias, foros, seminarios, eventos y las mejores prácticas a nivel mundial.

Estos son los dos primeros pasos para que las empresas familiares sean 100% profesionales:

Crear el Consejo Familiar

Es la primera pauta para que los miembros de la familia que trabajan en la empresa o sean socios empiecen a comunicarse y establecer las reglas (protocolo). Uno de los mayores beneficios que obtienen las organizaciones con el Consejo Familiar es la mejora de la comunicación y el fortalecimiento de la confianza. En el camino se va formando el Consejo de Administración

Instalar un Consejo de Administración

Muchos no lo hacen porque consideran que se verá limitada su libertad para tomar decisiones. Al contrario, consultar a expertos crea otra visión, un panorama que no tienes, por añadidura, se decide con mayor sabiduría. Este Consejo trata temas estratégicos, no operativos. ¿Los beneficios? Incremento de utilidades, darle a la compañía formalidad, transparencia y rendición de cuentas, protección de intereses de los accionistas, etc. 

7 pasos para evitar la muerte de estos negocios

Entre las causas más comunes por las que desaparecen las empresas familiares están la falta de claridad sobre el rol de la familia, la superposición de funciones y la inexistencia de un directorio que actúe profesionalmente.

Para evitar esas situaciones es necesario desarrollar una estructura que ponga orden en la empresa. Esto debe tener como finalidad preservar el equilibrio entre el desarrollo del negocio y el de la familia, además de encuadrar las relaciones familiares en una gestión ordenada.

Un modelo que cumpla con este objetivo debería potenciar las cualidades de una familia y cuidar otras que son necesarias en toda empresa. A continuación te indicamos las siete claves que deberías proteger:

1. Valores compartidos. Si como familia tienen una visión compartida sobre el futuro de la empresa entonces seguirán juntos y con mayor éxito. Así que una de las tareas vitales para toda empresa familiar es desarrollar una visión compartida para enfocarse hacia el futuro.

2. Poder compartido. Esto significa respetar mutuamente el talento y las habilidades entre generaciones, esposos y hermanos.

3. Cuidar el respeto mutuo. Si no se tiene respeto mutuo, no se puede estar en el mismo negocio. El respeto está construido en la confianza que resulta de saber que puedes depender de otros miembros de la familia, y que ellos pueden depender de ti.

4. Respetar la privacidad. Las familias que hacen negocios juntas, destacan por su unidad. Pero es esencial el respeto por la privacidad del otro como individuo, así como la privacidad de cada unidad familiar dentro de la familia extensa. 

5. Fronteras bien definidas. El problema más común en las familias empresarias ocurre cuando hay un conflicto entre dos miembros de la familia. Evita este tipo de situaciones, definiendo bien las funciones, deberes y derechos de todos.

6. Crea una asamblea. En empresas familiares más complejas, por la cantidad de integrantes de la familia involucrados, es recomendable crear una asamblea de familia. En los casos en los que la cantidad de familiares que no participan del negocio es mayor, el consejo funciona como una comisión interna y opera como representante de la asamblea.

7. Formaliza tu directorio. Éste será el encargado de definir el futuro, la visión y la estrategia.