Vida emprendedora

Los 3 secretos que necesitas conocer para soportar el estrés laboral

El estrés laboral es una realidad inevitable. Todos los que alguna vez hemos trabajado lo conocemos y, mal manejado, puede tener serias consecuencias en nuestra salud física y emocional. Tras sufrir un colapso, uno de nuestros colaboradores reflexiona en torno a las acciones para domarlo y aprender a vivir con él…
Los 3 secretos que necesitas conocer para soportar el estrés laboral
Crédito: Ayo Ogunseinde vía Unsplash
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El día en que entré a trabajar a la empresa me recibieron con una sonrisa. Me guiaron hasta el que sería mi lugar, me mostraron mi escritorio, mi silla, mi computadora e incluso me regalaron una taza blanca con mi nombre impreso en color naranja. En el cajón del escritorio encontré un objeto oscuro, pesado y circular que hice mío de inmediato buscando cumplir las expectativas que yo creía que los demás tenían de mí.

Al terminar la primera jornada apagué la computadora, ordené mi escritorio, cerré los cajones y dando las buenas noches me retiré a casa. El objeto oscuro, pesado y circular ya estaba en la bolsa de mi pantalón. O quizás en mi pecho, en mi alma, en mi corazón.

Era el estrés laboral que desde ese día llevaría conmigo a donde quiera que fuera.

En mis años de estudiante nadie me dijo cómo sería trabajar. O tal vez cuando lo hicieron no supe escuchar. Ansioso, yo solo pensaba en terminar la universidad, comenzar a laborar, ganar mi propio dinero y conseguir, al fin, la independencia.

Había observado en otros lo que implicaba trabajar, pero no tenía ni idea de cómo era realmente eso de despertarse una y otra vez para seguir siempre la misma rutina, luchar ante las adversidades del día a día, de proyectos que se atoran, de cosas que jamás salen como uno espera, de implacables y crueles fechas de entrega. Había visto en el rostro de mi propio padre los ojos cansados al llegar a casa esperando en aeropuertos vuelos demorados, desviados, atiborrados o cancelados. O su sombra partir al amanecer vistiendo un gorro de Portillo para el frío de la madrugada y volver a casa ya sin luz, con los hombros quebrados por las preocupaciones que implicaban las posibles devaluaciones, los golpes de estado en los países a los que viajaba, los rumores sobre el cierre de la compañía en la que trabajaba con tres hijos estudiando la universidad al mismo tiempo. Pese a tenerlo enfrente, jamás se me ocurrió pensar en lo que implicaba vivir con el lastre de ese objeto oscuro, pesado y circular alrededor del cuello. Ni en cómo me podría llegar a afectar.

Aunque realmente amaba lo que hacía, desde ese primer día empecé a sentir el peso del estrés laboral presionando mi cuello, mis hombros, mi corazón. Peso que cada año se iba haciendo un poco más difícil de tolerar por el incremento de tareas y responsabilidades. Siguiendo mi intuición, intenté domarlo de la mejor manera posible. Me mostré fuerte ante la adversidad, optimista en los días nublados y traté de ser menos aprensivo, de no tomármelo todo tan en serio.

Claro, sin dejar de trabajar, sin descuidar mi desempeño.

Luego empecé a correr para domar mis emociones. Corrí mucho. Demasiado. En los kilómetros encontraba algo de sentido, pero este se desvanecía en cuanto dejaba de moverme. Entonces regresaba la confusión y el insoportable peso de ese objeto oscuro, pesado y circular que hice mío el día en que empecé a trabajar.

Hasta que un día colapsé y todo se vino abajo. Aunque no pretendo contar esa historia, en el arduo camino para encontrarme entre los escombros de mí mismo, aprendí algunas cosas sobre el manejo del estrés laboral que aquí comparto porque sé que todos lo vivimos. Empleados o emprendedores, dueños de negocio o asalariados, fotógrafos o escritores, las exigencias del mundo laboral actual son brutales. Las expectativas mayúsculas. Y las herramientas que solemos tener para hacerles frente escasas…

1. CUIDA LAS HISTORIAS QUE TE CUENTAS DE TI MISMO
A veces, sin darnos cuenta, somos nosotros uno de los principales generadores de estrés en nuestra vida. La historia que repetimos una y otra vez acerca de nosotros mismos es inevitablemente subjetiva y obedece a una interpretación que hemos hecho de una situación determinada. En estos relatos solemos ponernos como víctimas: el mundo conspira en nuestra contra. Los clientes, los jefes y los dueños de las empresas son los villanos que buscan complicarnos las cosas. Ellos son los que nos estresan.

No nos damos cuenta de que la voz que usamos para contar estas historias no es más que el eco de nuestras inseguridades. Cada vez que te estés contando uno de estos relatos (o cada vez que se los cuentes a alguien más) haz el pequeño ejercicio de relatar esa misma historia una vez más, pero desde un lugar neutral. El simple cambio de voz hará que veas las cosas diferentes y que entiendas las razones y preocupaciones de la otra parte.

Sorpresivamente te sentirás también menos agobiado.

2. NO AL ESTRÉS AUTOIMPUESTO
¿Cuántas veces has respondido que estás estresado cuando alguien te pregunta cómo te va? Aunque hacerlo no resuelva nada, utilizas la frase una y otra vez. Tú mismo te juzgas y te sentencias: “Estoy estresado”. Al verbalizarlo conviertes al estrés en tu realidad y terminas por agobiarte incluso en momentos en los que deberías de estar relajado (¿alguien dijo domingo por la tarde?). Aunque no te des cuenta, las palabras tienen un poder inmenso para contribuir a la creación de la realidad en la que vives. La próxima vez que te descubras diciendo o pensando que estás estresado, intenta describir mejor lo que te pasa: “Me siento inseguro porque mañana es lunes y no hemos terminado el proyecto. Tengo miedo de la reacción de mi jefe”. Hacerlo así te ayudará a romper el círculo vicioso de sentirte eternamente estresado. A ubicar una inseguridad para trabajar en ella, a entender exactamente cuáles son los pendientes que debes resolver para dejar de sentirte tan agobiado.

3. DATE TU TIEMPO
Aunque suene como una obviedad, es muy difícil darte tiempo para ti mismo cuando existes perpetuamente estresado. Lo más dramático es que resulta absolutamente indispensable hacerlo: necesitas de tu propio tiempo.

Cada día.

Ese instante para escalar tu montaña, tomar tu fotografía, escribir tu novela, leer ese libro, escuchar esa canción. Hablar contigo mismo. Ese momento en el que eres solo tú. Oblígate a hacerlo parte de tu rutina y jamás permitas que el estrés laboral te lo quite. 30 minutos cada día pueden suficientes para estar bien contigo mismo, con lo que eres, con lo que sueñas; suficientes para darte cuenta de que olvidaste ese objeto oscuro, pesado y circular en el cajón de tu oficina.

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

La startup chilena que lleva los idiomas a las cafeterías llegó a México

Poliglota

Hace 10 años, en 2009, José Sánchez y Carlos Aravena, en ese entonces alumnos de la Universidad Católica de Chile, decidieron crear un nuevo modelo educativo para la enseñanza y aprendizaje de idiomas, proyecto al que más tarde se sumaría Nicolás Fuenzalida. Y es que, durante años, intentaron aprender inglés a través del método tradicional: en una escuela de idiomas, con el clásico método de memorización, materiales que no se actualizan constantemente y los típicos exámenes en papel, pero nunca fueron capaces de lograr una conversación fluida.

Tras 5 años de desarrollo y perfeccionamiento, estos 3 emprendedores finalmente lograron su cometido: crear un método innovador de enseñanza de idiomas y levantar recursos por un monto de 300,000 dólares de un Fondo de Inversión suizo para lanzar al mercado chileno su startup, a la que llamaron Poliglota.

Fue tal el éxito de Poliglota en Chile que al poco tiempo vino la internacionalización. En 2018, la compañía arribó a México, uno de los mercados más importantes en Latinoamérica, debido a su vecindad con Estados Unidos, que es su principal socio comercial; y más tarde llegaron a Perú. El próximo año, Aravena y sus socios tienen pensado abrir operaciones en Brasil, el gigante de la región; así como consolidar su presencia en México, país donde solo el 5% de su población habla fluidamente el idioma inglés, aunque dicho porcentaje es más alto que el de Latinoamérica, que es de solo 2%.

Poliglota

Lee: 6 idiomas que te abrirán la puerta a un mejor empleo

Para ello, la startup chilena pretende levantar, en el segundo semestre del año, entre 3 y 5 millones de dólares (mdd) de Fondos de Inversión de México, Chile y Miami. 

“Esta segunda ronda para levantar recursos se abrió en agosto pasado y se cierra en enero de 2020. Hemos decidido abrir las puertas de Poliglota a inversionistas de Fondos de Inversión que quieran sumarse para continuar con nuestra expansión en Chile y México, donde nuestra metodología ha tenido una alta demanda; queremos ser más agresivos en estos mercados y también abrir operaciones en Brasil, que igualmente es un gran mercado, al que queremos llegar. Vamos con todo”, subrayó Sánchez, en entrevista con Alto Nivel.

Hoy, Poliglota cuenta con 500 profesores y 12,000 estudiantes, de los cuales 4,000 alumnos se encuentran en México y el 90% de estos estudia el idioma inglés. “Este año vamos a cerrar con 8,000 alumnos en Ciudad de México y en 2020, año en que abriremos operaciones en Monterrey y Guadalajara, el objetivo es alcanzar la cifra de 20,000 estudiantes; queremos convertir a México en un país bilingüe”, indicó el fundador de Poliglota.

Poliglota

Lee: ¿Cuáles son los idiomas más competitivos para trabajar?

Del aula a la cafetería

Pero ¿qué hace a Poliglota tan diferente del resto de las escuelas de idiomas? Primero, ofrece clases de inglés, francés, italiano, alemán y portugués en grupos pequeños, de 3 a 8 estudiantes por grupo, que garantizan un feedback personalizado del profesor; segundo, los profesores son expertos en el idioma y están preparados para enseñar, corregir y alentar el avance del alumno; tercero, los grupos son nivelados, es decir, están conformados con personas que tienen el mismo nivel, lo que facilita la conversación, sin miedo a equivocarse; cuarto, el método se centra en la práctica real de capacitar para la comunicación; quinto, las clases se imparten en cafeterías cercanas a la casa u oficina de los estudiantes, que son ambientes sociales que invitan a la conversación; y, por último, las clases (2 por semana de 90 minutos) se toman en horarios pensados para que no interfieran con las actividades de las personas. 

“Algo muy importante es que contamos con profesores de diferentes nacionalidades: Gran Bretaña, India, Lituania, Italia, Alemania, Francia, Portugal, México, Estados Unidos, entre muchos otros. Estamos en un mundo global y te puede tocar hablar inglés u otro idioma con alguien de otro país que tiene una pronunciación diferente y no entender nada, no lograr comunicarte. Pero no solo eso, nuestros profesores son gente interesante, con distintas profesiones, que nosotros preparamos y que pueden aportar otro tipo de conocimientos y experiencias a nuestros alumnos. En los niveles básicos, nuestros profesores hablan muy bien el español, pues muchos de ellos son mexicanos y latinoamericanos, pero a medida que se avanza los maestros son de otros países, que no hablan nada de español”, explicó Sánchez.

Lee: Hablar idiomas, básico para conseguir un buen trabajo

Todo parece indicar que esta startup chilena tiene un futuro promisorio dentro de la industria de la enseñanza de idiomas, cuyo valor de mercado a nivel global se estima en más de 20,000 mdd. Y México será clave de ese futuro.

More from Entrepreneur

Jason's expertise and experience can help you with storytelling, motivation, and pitching your business to media.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur