Ecosistema emprendedor

'Sopitas' quiere ayudar a escribir la Constitución de la Ciudad de México

Uno de los influencers más importantes del mundo digital actual, Francisco Alanís quiere aportar a la capital del país.
  • ---Shares

Nota de la Editora: En nuestro sitio hermano Alto Nivel entrevistarán a varios de los candidatos y asesores que participarán en la redacción de la Constitución de la Ciudad de México. Esta entrevista forma parte de este serial. Busca las otras entrevistas en su micrositio.

Francisco Alanís se considera un tipo con suerte. Y los hechos lo respaldan.

Fue por suerte que un día en los noventa entró como público y salió como empleado de la extinta estación Radioactivo; fue también por suerte que un día de 2006 abrió una página de internet solo para subir unas fotos, y la página tuvo tal éxito que hoy recibe más de 25 millones de visitas al mes.

Es fanático de la música y los deportes, del humor negro, y su apodo, Sopitas, lo ha acompañado en toda su trayectoria como comunicador. Pero en más de 20 años como personaje público nunca había tenido una encomienda tan “seria” como la de ahora: A sus 35 años, Alanís ahora tiene la “suerte” de ser asesor de la Constitución que regirá a los habitantes de la Ciudad de México a partir de febrero de 2017.

“No estoy emocionado, estoy angustiado”, confiesa en entrevista con Alto Nivel sentado en la banca de un parque de Coyoacán, donde ha vivido siempre.

Sopitas fue una de las 20 personas escogidas por el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera el pasado 21 de abril para ser asesores. De inmediato, entre figuras políticas como Jesús Reyes Heroles o José Woldenberg, los nombres de Francisco Alanís y Raúl David Vázquez, “Rulo”, despertaron las críticas negativas.

Alanís se dice inexperto en el tema y enfatiza en decir que ni él ni su compañero de micrófono en Radioactivo y después en Reactor participarán en la redacción de la Constitución.

“El día que fue la presentación todo mundo habló de 'Rulo y Sopitas van a ayudar', y puede que yo sea un pendejo, pero al asumir que el grupo de asesores y por consiguiente el Jefe de Gobierno y el grupo de notables van a hacer lo que Rulo y yo digamos es básicamente decirle a ellos que son una bola de pendejos”, dice.

Tan sólo unas horas después de la presentación del grupo de asesores, Sopitas publicó en el sitio que dirige desde hace diez años una carta en la que explicaba por qué había aceptado ser asesor.

¿Qué es lo que tiene que aportar un “tipo con suerte” a la redacción de la primera Constitución de la capital mexicana? El recién nombrado asesor nos cuenta sus planes para tener éxito en esta nueva tarea:

¿Cómo llegaste a ser asesor para el Constituyente?

Honestamente no sé. Estaba un día en la oficina y sonó el teléfono y literalmente fue “Hola, ¿Sopitas? Habla Miguel Ángel Mancera”. Me dijo que estaba llevando a cabo este proyecto de la Constitución de la ciudad con asesores externos y me invitó a sumarme al equipo.

Mi primera respuesta fue decirle que no soy experto en nada, pero me dijo que buscaban a alguien que viviera la ciudad, que estuviera todo el tiempo en la calle y que supiera qué hace falta y tener un poco de feedback. En realidad pensé que estaba muy fuera de proporción todo, incluso ahora que me buscan para algunas mesas de trabajo.

¿Cuál es tu función como asesor?

Lo que yo hago es mínimo; he ido a dos reuniones donde he visto temas de movilidad, me he puesto de acuerdo con organizaciones ciudadanas y he tenido juntas con Juan Ramón de la Fuente. Coincido mucho con la visión que tiene el exrector de la UNAM cuando dice que es un documento que debe hablarnos de libertades: todo lo demás son cosas secundarias.

Mi prioridad es ayudar a que se genere un documento lo más completo posible para cuando les toque a los verdaderos constituyentes hacerlo y discutirlo.

Para ser muy práctico, el grupo de asesores lo que haremos es leer el borrador que se está trabajando, revisar los avances y saber qué es lo que hace falta. Esos comentarios se los compartiré al Dr. De la Fuente, quien es el encargado de hacérselo saber a Mancera y finalmente a Porfirio Muñoz Ledo, que es el verdadero encargado del grupo de notables que sí van a redactar.

Son observaciones e ideas, sobre todo. Siendo muy honesto, veo las cosas complicadas, pues a ciencia cierta no se ha sabido comunicar la trascendencia de este tema. Afuera hay muchas personas que tienen muchas dudas y se preguntan ¿cómo será?, ¿qué nos va a permitir esta Constitución?

¿Qué debe de incluir la primera Constitución de la ciudad?

Más allá de hablar de leyes, creo que deberíamos de estar hablando, al menos desde mi punto de vista, de garantías y libertades. Debe estar enfocada por ejemplo a los grupos vulnerables y LGBT: en la CDMX se han ganado derechos y libertades que se deben mantener: el matrimonio entre personas del mismo sexo, por ejemplo, es algo que debería de estar garantizado en la Constitución.

Insisto, no soy experto, no soy constitucionalista, no soy abogado, pero es como lo siento como ciudadano.

¿Por qué tú y no otra persona?

Me da curiosidad saber si otras personas buscaron esto antes de mí, saber a quién le habrán hablado antes de que llegaran a mí. Creo que de una u otra forma es una labor civil o social, de alguna forma no tenía opción de decir que no. Si las cosas salen mal, ¿cómo podría criticarlo si dices que no?

Eso es un poco la razón por la que dije que sí cuando me hablaron. Lo que les digo a todos es que habría sido muy fácil decir que no, pero vivimos una era muy importante para todos, donde justo estamos peleando por la participación de los ciudadanos, no te pueden abrir una ventana y luego cerrarla.

Está mal contado decir que nosotros vamos a redactar la constitución: no, yo no puedo redactar ni tres tuits, pero tenemos experiencia. Yo llevo 10 años con la página, 18 años en la radio pública y Rulo y yo sabemos lo que son los medios públicos y formar proyectos culturales. Tampoco es que –perdón- no somos un par de güeyes de Telehit que hacen bromas pesadas.

¿En qué puntos pondrías énfasis?

Hay algo que vemos todos los días: el Hoy No Circula y la contaminación y de lo que todos se quejan: la contaminación. Pero todos somos la contaminación, todos generamos basura, todos somos la contaminación y todos generamos el tráfico, una parte muy extraña de cómo pensamos ahora.

También cómo podemos incluir a personas discapacitadas: para mí y por eso hablo de libertades, porque lo que más nos hace falta es ser comunidad, ser ciudadanos empáticos, hoy sólo pensamos en nuestro propio problema o en si me tengo que ir en Metro o no.

Hay un tema que debato internamente, yo no soy experto en nada pero tampoco puedo estar como el famoso “el que mucho abarca poco aprieta” metiéndome en temas de salud... yo puedo decir algo, pero honestamente no sé, desconozco cómo funciona o cuál es el presupuesto, que haya salud para todo me parece muy bien, pero no sé cómo funciona.

Por fortuna, la parte que nos toca ver no es tan técnica, sino de decir qué es lo que falta y tomar en cuenta lo que hay en otros países.

Me parece que por la naturaleza del ejercicio es muy complicado salir bien librado. Todo mundo me mienta la madre... “Pinche Sopitas, qué necesidad tienes”, no, pues no tengo ninguna necesidad, nadie está cobrando es una cosa voluntaria y no recibo órdenes de nadie.

Escrito originalmente para Alto Nivel.