1 idea en 1 minuto

La emprendedora que quiere cambiar el rostro de los zoológicos

Te invitamos a conocer la idea en un minuto de Paulina Bermúdez, una joven convencida de que la función de los zoológicos en el mundo debería ser replanteada.
  • ---Shares

Bantú nació en el zoológico de Chapultepec hace casi 25 años. Era uno de los pocos ejemplares de su especie criados en cautiverio en América Latina. También era el único macho, pues en México sólo existen dos hembras en el zoológico de Guadalajara, en el occidente del país.

A ese lugar iba a ser trasladado el gorila el 6 de julio, con la esperanza de que se reprodujera. Pero, las cosas salieron mal: las autoridades dicen que fue un paro respiratorio, mientras que los ambientalistas aseguran que hubo un error con la aplicación de los sedantes. El mundo puso los ojos sobre los zoológicos e incluso se replanteó su función en nuestra sociedad.

¿Pueden los zoológicos mantener las especies que conservan? ¿Todos cumplen con la función de conservar? Lo cierto es que los zoológicos comenzaron siendo colecciones de animales que resultaban fascinantes para quienes las exhibían, ¿por qué algunos siguen exhibiendo y están muy lejos de conservar y reinsertar a las especies a su hábitat?

"Nacer, crecer y morir en una jaula no es preservar la especie”, afirma Paulina Bermúdez, directora del Proyecto Gran Simio México, una organización internacional encargada de la protección de los grandes simios y los lugares donde habitan.

Ella sabe que hay que replantear la función de los zoológicos en el país y en el mundo.

Se supone que un zoológico moderno tiene la función de conservar a las especies, esto implica necesariamente que el objetivo de que Bantú estuviera en el zoológico era impactar positivamente a sus semejantes que están libres en su hábitat natural, el reto es proteger los ecosistemas, lo que significa que aun cuando Bantú pudiera reproducirse, lo cual era imposible pues los estudios post mortem que se le aplicaron indicaron que era estéril, ninguno de sus hijos hubiera terminado en África, pues no hay ningún plan de liberación de estas especies.

De hecho, ningún zoológico en el mundo libera a gorilas en su hábitat natural. Entonces, un zoológico no conserva, sólo se dedican a la preservación y preservar animales vivos en jaulas no es conservación de la especie. Así que Bantú nació, vivió y murió en una jaula sin preservar a su especie.

Te invitamos a conocer la idea en un minuto de Paulina Bermúdez, una joven convencida, de que la función de los zoológicos en el mundo debería ser replanteada.