A los 13 años ingresó a la guerrilla colombiana, ahora busca emprender y reinsertarse

Estuvo en las FARC por 31 años y ahora esta colombiana trata de reinsertarse con sus mermeladas a partir del procesamiento del pimentón.

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
8 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Dayana Barbosa Bustos sabe lo difícil que es comenzar de nuevo. Cuando tenía 13 años se unió por voluntad propia a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en su natal Guaviare en Colombia.

Diversas razones la llevaron a tomar una decisión tan importante a su corta edad, sin embargo, al cumplir los 44 años se desmarcó de la lucha armada para ir en búsqueda de otro camino para reintegrase a la sociedad: emprender. 

Hoy, Dayana forma parte de un grupo de  exguerrilleros que producen mermeladas a partir del procesamiento del pimentón, con lo que busca apoyar a la comunidad para generar empleo en la zona donde creció.

En la década de los 90, Colombia era conocido en el exterior por temas de narcotráfico y guerrilla, la violencia que azotaba a algunas de sus grandes ciudades como Medellín, que fue considerado como uno de los lugares más violentos del mundo en 1991, tuvo la capacidad de reconstruirse y reinventarse después de las adversidades y algo que contribuyó fue el emprendimiento, algo con lo que también comulga Dayana.

Foto: Ángela Velíz

Las FARC se formaron en 1964 y anunciaron su desmovilización en noviembre de 2016, un año después (2017) conformaron el partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, el siguiente paso para los exguerrilleros fue suscribirse a los procesos de Capacitación y Reincorporación conforme a los Acuerdos de Paz que se tienen con el Gobierno de Colombia, para entrar al mundo laboral y así reincorporarse a la vida civil.

Ser parte de las FARC

La falta de acceso a la educación y a las oportunidades de desarrollo en su comunidad fueron un factor para que  Dayana Barbosa Bustos quisiera incorporarse a las filas de la guerrilla. 

A los 13 años de edad ingresó sin saber leer ni escribir y aunque en los medios mostraban a las FARC como un grupo vinculado al narcotráfico, para ella la realidad fue otra.

“Ellos me enseñaron, me educaron. Me enseñaron cuál es mi izquierda y derecha, las estaciones, todo eso. Me ofrecieron salud, ropa, comida, vivienda y otros servicios y dentro de ese entorno, no se utilizaba el concepto del ‘dinero'”, contó la emprendedora en entrevista para Entrepreneur en Español.

Poco a poco, Dayana se adaptó al ritmo de la guerrill. Cumplía las guardias, el entrenamiento y seguía órdenes. A los dos años de su ingreso se sentía más segura y ocupaba las posiciones en los enfrentamientos, además de que a partir de las 15:00 hasta las 18:00 horas la hacían estudiar.

Esta rutina la ayudó a entender la importancia de planifica. Sin embargo, las veces en que había combate, toda su rutina cambiaba y eso le exigía adaptarse rápido para responder. Dentro del grupo los rotaban de regiones con lo cual Dayana y sus compañeros tenían que organizarse para adentrarse en la selva, transportar cargas o caminar largas distancias.

Emprender para construir la paz

Como parte de los Acuerdos de Paz, a la comunidad de que administra los Espacios territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) el gobierno colombiano les dio un espacio para cultivar alimentos, ahí Dayana junto con otras mujeres sembraron habichuela, tomates, pepinos, pimentón y otras cosas, pero todo se dañó y aunque lo intentaron varias veces, no funcionó. 

De tal forma que la emprendedora optó por llevarse una parte de lo cultivado a su casa y ahí comenzó a experimentar con las conservas.

“Entendí que era bien sencillo. Pero en el caso del pimentón, cuando comencé a picarlos y los probé vi que todavía se sentía el picante. Después de un año de ir probando y mirando en Internet cómo podría hacer nos dieron una clase en la que nos enseñaron a cómo tenerlo envasado para que durara por más tiempo”, comparte Barbosa Bustos.

Las clases que recibió fueron por tres días y las impartió el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ICTA), junto con estudiantes de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Colombia y otros colaboradores. Con ese aprendizaje Dayana empezó a producir su mermelada y a crear su emprendimiento con la intención de activar su vida civil y económica.

Desde que inició con este emprendimiento ella ha utilizado su propio dinero para comprar los ingredientes, además de que utiliza sus electrodomésticos, de hecho, la licuadora se la presta su vecina y todo lo prepara en su cocina.

Con su propia formación ha encontrado una oportunidad en el mercado con una mermelada a base de pimentón, debido a que el producto tiene un alto nivel de distinción en el mercado nacional. Con este mercado, Dayana espera atraer a más clientes.

Un problema que enfrentó la exguerrillera fue el sentido del dinero, ya que en las FARC no existía y todo era ‘gratis’. Entonces cuando comenzó a recibir sus primeros ingresos se sentía perdida en cómo gastarlo y cómo obtenerlo, pero poco a poco aprendió a calcular sus gastos. 

Ahora, después de tres años de desmovilizarse, está involucrada y enfocada en sacar adelante los proyectos productivos de cultivo del plátano y la yuca. La idea es transformarlo en purina y otros productos, además, todo este proceso lo está trabajando junto a 53 excombatientes.

La emprendedora espera que esta actividad le permita tener los ingresos para formalizar su emprendimiento y así acreditar las condiciones que le están solicitando tener para certificar su producto para poder venderlo a gran escala y no solo en mercados o bazares.

Sus esfuerzos están enfocados en preparando un espacio de producción donde se elaboren las mermeladas, ya que le exigen que no sea en su cocina y está ahorrando para comprar una licuadora industrial. Sigue presentando su producto y su emprendimiento en convocatorias para reunir capital y mejorar los equipos que utiliza.

Trabajo en equipo

La historia de Dayana Barbosa se dio a conocer durante el festival INCmty por Ángela Véliz y Santiago Barragán, quienes tienen un proyecto para apoyar y dar a conocer este tipo de emprendimientos sociales.

Santiago estudió Diseño Industrial en la Universidad Nacional de Colombia y formó parte de los estudiantes que viajaron al ETCR donde se encontraba Dayana, ese viaje fue con la intención de darle soporte a los proyectos que se estaban iniciando en las zonas donde la guerrilla se desmovilizaba.

El grupo apoyó a Dayana en la idea que ella ya estaba ejecutando, la capacitación que recibió la excombatiente fue para aprender a presentar su marca en otros espacios.

 “El proyecto tiene el objetivo de darle visibilidad a este tipo de gestiones y emprendimientos que han sido excluidos por el gobierno o la sociedad. Queremos contar que la innovación sí es posible y puede darse en espacios precarios porque hay personas que pueden inspirar a otros”, detalla Ángela Véliz en entrevista. 

Los chicos saben que la ganancia en este caso de Dayana no solo es personal, sino para la sociedad misma que se está transformando y que si ve que este emprendimiento tiene éxito, los motivará a involucarse más en otras actividades.

Después de 31 años de estar dentro de las FARC, de la situación política en la que se encuentra Colombia, Dayana ha encontrado varias dificultades, pero eso no la desmotiva en que su producto se venda en varias zonas de su país y no solo se quede en lo local.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur